Tanta gente, de Memo Ánjel: travesía, viaje y desplazamiento campesino para fundar un pueblo en los andes antioqueños de Colombia

Juan Manuel Zuluaga Robledo.

University of Missouri, Columbia.

jmzth5@mail.missouri.edu

443 palabras

Tanta gente, de Memo Ánjel: travesía, viaje y desplazamiento campesino para fundar un pueblo en los andes antioqueños de Colombia.

Panel: Lenguaje y migraciones: desplazamientos forzados, viajes y exilios en la literatura latinoamericana en el siglo XX y XXI.

Aunque La colonización antioqueña  era mencionada en las novelas y cuentos de representativos autores antioqueños (Tomás Carrasquilla, Efe Gómez, Manuel Mejía Vallejo, entre otros),  el escritor colombiano-sefardita Memo Ánjel, al investigar sobre este fenómeno de migración interna acaecido entre los años 70 del siglo XIX y la década de los 60 de la centuria pasada,  descubrió que ningún escritor narró el viaje emprendido por colonizadores  y campesinos a través de espesos montes y selvas, para fundar pueblos en las cordilleras y valles de la región.  En Tanta gente (2013), Ánjel forja una narrativa de viaje en la que se indaga sobre los preparativos de estos pobladores para iniciar la ruta hacia la colonización. Relata las vivencias de estos personajes  mientras marchan hacia el lugar en el que pensaban asentarse luego de abandonar su empobrecida aldea, afectada por la guerra civil. Narra un periplo que se extiende por montes, páramos, selvas y valles. Memo Ánjel intenta colmar un vacío literario en las obras que dan cuenta de este episodio (la colonización) para darle un corpus más completo a este episodio, que considera fundamental para entender la cultura antioqueña, compuesta por gente que camina.

 Debido a lo agreste del territorio antioqueño, la conquista española en la región fue tardía y tuvo lugar en el siglo XVIII. Se fundamentó en la búsqueda de oro, el trabajo esclavo y el otorgamiento de tierras. Y en el mundo de los borbones (el rey era el dueño de la tierra descubierta), la corona otorgaba tierra a cambio de oro. Aparecieron las concesiones realengas, escrituradas por el rey, sobre mapas muy imprecisos. Luego, en el siglo XIX, casi cincuenta años después de la Independencia, la República también concedió tierras (trazadas en mapas) a cambio de oro, sin tener claro cuáles territorios eran ni qué materias primas contenían. La colonización antioqueña fue un éxodo de campesinos, dirigidos por terratenientes y coroneles de las guerras civiles, que buscaban apropiarse de esas tierras, estipuladas por las concesiones realengas.

En Tanta gente, de Memo Ánjel, La colonización antioqueña no es un acto heroico, de hombres y mujeres que van contra el viento y los aguaceros, internándose en la montaña y la selva como seres angélicos.  Es más bien, un desplazarse de campesinos reales hacia parajes inexplorados y desconocidos, enfrentados ante el peligro de la topografía que recorren. Es un desplazamiento obligado desde sus lugares de origen, en el que eran explotados y vivían en la marginalidad. Un periplo que comprende todo el año de 1876.

 

Track: 

  • Spanish American Studies